martes, 29 de octubre de 2019

Una degustación de calidad gaditana en La Tinoteca

Convocados por Charo Barrios, nos reunimos, el pasado jueves, un grupo de blogs y otros medios de difusión gastronómica de la provincia en La Tinoteca, el nombre con el que se conoce popularmente al lugar muy especial creado en Autoservicios Tinoco, (c/ Marianista Cubillo, 7, Cádiz). Realizamos allí una estupenda y muy completa degustación de productos gastronómicos gaditanos de extraordinaria calidad, guiados por nuestro buen anfitrión Jose Tinoco Carrasco.

La Tinoteca, que ha tenido recientemente una leve remodelación que la hace aún más cómoda reúne, en un mismo espacio, una tienda autoservicio de muy buenos alimentos y bebidas y un espacio con barriles para tomarlos allí mismo. No deja de ser una interesante actualización de las históricas y muy gaditanas tabernas-tienda; en su origen, tiendas de montañeses donde comprar al por menor y donde tomarse, también, una manzanilla con tapa de embutido o una lata de la misma tienda.

Por cortesía de Bodegas Primitivo Collantes, de Chiclana, y Bodegas Barbadillo, de Sanlúcar, probamos algunos de sus vinos. De Primitivo Collantes abrimos un Viña Matalian, un joven blanco seco de uvas tempranillo criadas en albarizas; su clásico Fino Arroyuelo y, para los postres, su Moscatel Oro Los Cuartillos.

De las Bodegas Barbadillo pudimos probar su Quadis Crianza 2016, un vino tinto elaborado con uvas Tempranillo, Syrah, Tintilla de Rota y Petit Verdot, también criadas en tierras albarizas.

Tuvimos ocasión de probar una selección de algunas de las mejores cervezas artesanas elaboradas en la provincia gaditana: Levante, de la cervecera Blanco y Verde, de Chiclana; la IPA (India Pale Ale) de la algecireña Cerveza Dos Mares, la artesana del Estrecho; la Winter Ale de La Piñonera, de Puerto Real; y la cerveza de bodega 15&30 IPA Sherry Cask, de la jerezana Sherrybeer.

Iniciamos la parte salada de este viaje por la provincia gaditana con las patatas fritas artesanas de Cortijo del Olivar, de Arcos de la Frontera.

Acompañamos toda la cata con los espectaculares panes que elabora Daniel Ramos en el obrador artesano La Cremita, de Chiclana. Ya toda una referencia nacional. Probamos el multicereales y un pan con cúrcuma.

Como en los montañeses antiguos, en La Tinoteca los embutidos y quesos se presentan en papel de estraza. Aquí un papelón con algunos quesos Pajarete, de Villamartín: curado y semicurado de oveja. En el mismo papel, chicharrones y carne mechá de Embutidos Gazules, de Alcalá de los Gazules.

Pasamos a la espléndida industria conservera gaditana con esta Mojama Extra (IGP Mojama de Barbate) y este Corazón de atún rojo en salazón, un producto poco conocido fuera de la zona y que acaba de salir al mercado hace pocos meses. Ambas salazones son de Herpac, la muy destacada empresa de Barbate.

De Herpac también probamos sus Banderillas de daditos de atún ahumado y queso en aceite, su Atún ahumado en aceite y sus Sardinas anchoadas en aceite.

Aquí las Sardinas anchoadas en aceite de Herpac, en su envase. Nos gustaron mucho.

Terminamos la parte salada de esta ruta gaditana con una combinación de dos conservas que venían de dos comarcas diferentes: un Solomillo de atún cocido, de la conservera La Chanca, de Conil, junto con Pimientos rojos asados en leña, de la empresa Ilipa, de Olvera.

Terminamos esta degustación gastronómica en La Tinoteca con un surtido de dulces tradicionales elaborados en Medina Sidonia por Aromas de Medina: alfajores, amarguillos y tortas pardas.

La Tinoteca nos sigue pareciendo un lugar perfecto para conocer muy de cerca lo mejor de la gastronomía gaditana. 













No hay comentarios:

Publicar un comentario