lunes, 1 de enero de 2018

Bodegas Rivero (Prado del Rey)

Visitamos las Bodegas Rivero, en Prado del Rey, en una jornada organizada por el blog Cuarto y Mitá. Se trata de la bodega en activo más antigua de la Sierra de Cádiz, elaborando vinos desde 1864. Ese año, Manuel Holgado Ríos instaló un lagar en pleno pueblo, en la calle La Laguna. Visitamos el actual emplazamiento, en la carretera a Arcos, km. 1, al que se desplazaron en 1983. (Fotos Marta S.)


Nos presentó sus vinos el enólogo y biólogo Salvador Rivero Nuñez, tataranieto del fundador, que ahora regenta esta bodega familiar.


Empezó hablándonos de los históricos vinos de la zona, los famosos Pajarete, nombrados así por proceder de un pago de viñedos situado en las faldas del castillo de Matrera o Torre Pajarete. Alcanzaron un gran prestigio a partir del siglo XVIII, comercializándose a través de Jerez, Málaga o Huelva como vinos generosos dulces, cuenta Salvador Rivero "densos, de características parecidas a lo que conocemos ahora como un Oporto o la Tintilla. Es probable que la uva fuera del tipo Mollar negro. Eran de muy alta graduación, unos 17 grados, por las limitaciones de conservación de aquella época. Para esa graduación se les añadía arrope y alcohol destilado".

Las imitaciones y la filoxera terminaron con este vino a finales del XIX. Con igual denominación se comercializa ahora un vino dulce D.O. Málaga y otro en Chile, a donde llegó desde estas tierras, con D.O. Norte Chico de Chile (Atacama y Coquimbo).


Visitamos a continuación la bodega, que atesora piezas de gran valor etnográfico, aún con plena capacidad de funcionamiento: prensas horizontales para uvas, prensas verticales de madera a husillo, prensas de jaula, de tornillos horizontales, etc.


Toda una colección de botellas antiguas, tratados de enología, balanzas romanas, viejas damajuanas de vidrio, algunas con su cobertura de mimbre, carretillas...


Probamos un excelente Oloroso, un obsequio para amigos muy especial, con una edad media de unos cincuenta años, pero que no comercializan, pues sólo disponen de seis o siete botas.


Probamos los vinos que actualmente comercializa estas Bodegas Rivero, usando como nombre comercial el de Fabio Montano, en recuerdo del romano del antiguo asentamiento de Iptuci (en Cabezo de Hortales, término de Prado del Rey) que erigió una estatua a su hermana, de la que se conserva una lápida en la base de la torre de la iglesia parroquial de este pueblo serrano.


El Fabio Montano Blanco 2016 se elabora con uvas Palomino y Moscatel. Se comercializa joven, vinificado en depósitos. Es extra seco, de 12 grados, con aromas a frutas desecadas y membrillo, de final seco y persistente.


El Fabio Montano Tinto 2013, está elaborado con uvas Tempranillo, Syrah, Cabernet Sauvignon, Merlot, que fermentan con sus hollejos. Se saca el vino, se prensan sus hollejos y se vuelve a meter el mosto de vino, ya sin hollejos. En su segundo año pasan a tener una ligera crianza en madera de roble francés y americano. Es un vino de 13 grados, con aromas a frutas rojas y vainilla, en boca es suave con notas de la madera de su crianza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario