domingo, 28 de enero de 2018

Bar Taberna La Pepi (Valladolid)

En nuestra última visita a Valladolid conocimos este Bar Taberna La Pepi (c/ San José, 16, cerca de la Estación de Autobuses) y quedamos absolutamente prendidos. En pocos sitios hemos encontrado un ambiente tan acogedor en tan poco tiempo. Nos hicimos fijos y repetimos todas las noches, quedando pendiente una visita a la hora sagrada del vermú, cuando también alcanza otro momento grande. Lo lleva Eduardo, un asturiano de Mieres que cambió completamente, desde septiembre del pasado 2017, el negocio familiar, pues en este mismo local se ubicaba antes la Sidrería Orbayu, de la que aún conserva el cartel luminoso. El orbayu es, en asturiano, la lluvia fina, esa que casi sin notarlo nos empapa.
(Fotos: Marta S.)

El sitio es realmente espectacular por la calidez de su decoración. Y por su música. El local invita a quedarse durante muchas horas. Paredes recubiertas con maderas reutilizadas, de puertas y ventanas recuperadas de viejas casas; antiguas mesas veladores con revistas, bancos corridos, lámparas de tulipa esmaltada, apliques de pared que alcanzan la sugerencia de una escultura.


Un columpio rústico de cuerdas separa dos espacios del bar, el segundo de paredes limpias por donde trepan árboles pintados o ramas reales con flores de almendro. Al fondo, en la habitación azul, siguen los árboles.


Destacan también las pinturas, sin firmar, en las paredes limpias o revestidas que suponen en este refugio, con tantos ingredientes que recuerdan la naturaleza a la intemperie, un vindicación también del arte callejero y urbano. Un bar de ciudad para soñar con montañas.


Por supuesto que en esta Taberna La Pepi, además, se bebe y se come muy bien: Patatas rellenas o Tostas de bacalao o de sardina ahumada, de queso con anchoas o de ventresca de atún.

Probamos un tinto Picón del Rey, un D.O. Ribera del Duero, de bastante cuerpo para ser un vino joven. Nos lo acompañó de una cazuelita de Sopa de ajo, con un sabor impresionante.


También probamos este tinto cosechero de Corcos del Valle, en la comarca de Montes Torozos, dentro de la D.O. Cigales. Nos lo acompañó de un Pincho de tortilla espectacular. En su punto de jugosidad y caliente aún, recién hecha.












No hay comentarios:

Publicar un comentario