martes, 14 de junio de 2016

Gazpacho de albaricoque

Reinterpreto una receta de Mikel López Iturriaga quien, a su vez, versionó la receta de un restaurante de Seattle, la "Sopa fría de melocotón con queso de cabra". Traída a nuestra tradición gastronómica, creo más exacto llamarla "Gazpacho", por incluir sus tres ingredientes históricos básicos: aceite, vinagre y pan, triturados en frío. El uso de un ingrediente tan novedoso como el albaricoque no hace más que recordarnos lo mucho que ha ido cambiando esta receta a lo largo de los siglos. No lleva tomate, que ahora parece considerarse fundamental, pero los gazpachos no lo incluyeron hasta muy finales del siglo XVIII.

Realicé este "Gazpacho de albaricoques" en Thermomix, pero puede utilizarse cualquier batidora de vaso, pues no precisa calor.

Vamos introduciendo en el vaso triturador 12 albaricoques -deshuesados y cortados en dos mitades-, un pepino pequeño pelado y troceado, medio pimiento rojo, un diente de ajo, una rebanada de pan asentado, tres cucharadas grandes de vinagre de manzana, 5 cucharadas grandes de aceite de oliva virgen extra, un vaso de agua fría, 1 cucharadita de miel, sal, una cucharadita de pimienta blanca molida y 100 gramos de queso de cabra en rulo.


Se tritura todo, sin calor. Utilicé una velocidad 5 durante 30 segundos, aumentando progresivamente, durante otros 30 segundos, hasta llegar a velocidad 10. Si quedara muy espeso, añadir más agua fría.


El gazpacho debe quedar de grano muy fino y cremoso. Conviene dejarlo enfriar en la nevera durante una hora, para que se terminen de mezclar los sabores. Este es el resultado final:


No hay comentarios:

Publicar un comentario