domingo, 11 de octubre de 2015

Cata maridaje de vinos de Bodegas Sáenz (Moguer)

Como parte de la ruta "A vendimiar con Platero", una de las actividades que organiza el grupo Sentire, dentro del programa "II Otoño enogastronómico en Doñana 2015", asistimos en Moguer a una comida de maridaje entre platos y productos gastronómicos onubenses y distintos vinos de la Bodega del Diezmo Nuevo, popularmente conocidas como Bodegas Sáenz.


Empezamos con su "Viña El Patriarca Blanco Joven Afrutado", elaborado sólo con uva zalema. Recolectada aún algo verde, para que no alcance más de diez grados, tras una fermentación controlada en frío. Un vino fresco y alegre, con agradable entrada.


Se maridó con unas Tostás de lomitos de caballa y pimientos rojos asados.


El siguiente vino fue su "Viña El Patriarca Joven Afrutado Semidulce". Elaborado con las mismas uvas zalema, recolectadas más maduras, y con el añadido de carbónico.

Se maridó con una Tabla de tres quesos de la quesera Quesos Doñana, de Bonares. Un "Queso madurado de cabra con corteza de romero" se hizo a la plancha y se aderezó con un poco de miel;una banderilla de queso de cabra tierno con tomate cherry y balsámico; y otro de queso curado con sirope de frambuesas.

Seguimos con un vino "El Patriarca Condado Pálido", elaborado a partir de uvas palomino y Pedro Ximénez. Criado en botas de roble durante cinco o seis años. Seco, almendrado, con leve amargor.

Lo maridamos con un surtido de Chacinas de cerdo ibérico de la sierra de Huelva: morcón, salchichón y chorizo ibérico.

Antes de pasar al siguiente maridaje, pudimos probar la primicia del vino tinto que está preparando Antonio Sáinz. No está aún redondeado, pues se trata aún de un mosto con apenas cuarenta días de crianza, vendimiado este pasado 20 de agosto. Elaborado con un 20 % de uva Syrah y un 80 % de Cabernet, promete ser un vino muy interesante, cuando termine de redondear en madera.

Seguimos con el vino "El Patriarca Condado Viejo Solera 1972", elaborado con uvas palomino y Pedro Ximénez, envejecido en roble y con crianza oxidativa. Un vino muy equilibrado de alcohol, persistente, de gran bouquet.

Lo maridamos con un guiso de Carrillada ibérica, elaborada con el propio vino viejo, hierbas aromáticas y patatas.

Terminamos con el célebre "Vino naranja Melquiades Sáenz". A partir de un vino blanco macerado con cáscaras de naranja y luego envejecido, por el sistema de soleras y crianzas al menos dos años.

Lo maridamos con un Surtido de frutas de sartén de la abuela, repostería tradicional del Condado de Huelva: Pestiños con ajonjolí, Torta fina con miel, Rosco de naranja y Canutillos rellenos de cabello de ángel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario