miércoles, 14 de octubre de 2015

BAR EL RINCONCITO, en Cádiz


El Bar El Rinconcito te reconcilia con esa ganada fama de ser uno de los lugares donde mejor se fríe el pescado. Cada año, recibimos legiones de visitantes en busca del pescaíto frito, mientras los que se quedan en sus lugares fantasean con ese santo grial de la fritura. La mayoría se vuelve sin haber probado más que un aceptable sucedáneo en las freidurías cada vez más industrializadas de la ciudad. Porque el bueno, bueno, hay que buscarlo mucho. En El Rinconcito se fríe muy bien un pescado fresquísimo, a precios de antes de que nos pusiéramos exquisitos con el asunto. No es que esté escondido, es que está donde ver debe de estar, en su barrio. En pleno Avecrem, esos bloques obreros que dan a calles nombradas por poetas y con grandes patios en su centro que, en sus soportales de acceso, aún esconden algunas joyas de la hostelería más popular: tiendas de desavío, güichis, tabernas-tienda y bares de tapas, todo sin sucedáneos, con la verdad de lo que anuncian.


Este Bar El Rinconcito está en la calle Antonio Machado, 14, en el soportal de acceso al patio. Abierto desde 1958 por los gaditanos Práxedes Sánchez del Arco y Maite Fernández Galindo. Tiene un saloncito pequeño, de apenas cinco mesas que, con el buen tiempo, crecen a otras tres más en una pequeña terraza. Bar de barra amplia, tiene otra más pequeña en pleno soportal, todo un microclima del más acogedor talante gaditano.

Su formato tapa (de muy buen tamaño, como se ve en las fotos) nos permitió hacer una amplia cata de su cocina. También trabajan la ración y la media ración. Algunos pescados (marrajo, atún, salmón) se presentan sólo como plato.

Papas aliñás:

Hígado de cerdo aliñado:

Salmonetes fritos:

Cazón sin adobo:

Cazón adobado:

Marrajo a la plancha (es un plato de mayor tamaño que la tapa):

Ensaladilla de pulpo a la gallega:

Jurelitos fritos:

Caballa en adobo:

Potaje de habichuelas:

Pavía de merluza:

 Bacalao frito al limón:

2 comentarios:

  1. Y muy cierto es uno de los "rincones" mas pintorescos de Cádiz, de esos que ya no quedan, que se van perdiendo, pero este aún sigue en pie gracias a Práxedes y como no a su señora Mayte, ellos son el alma de este remanso de buen comer, que afortunadamente nos queda en este Cádiz, que se va perdiendo. Una seña de identidad del buen hacer gaditano.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar