jueves, 24 de septiembre de 2015

Restaurante "The Clipper", en Gibraltar

Gibraltar arrastra fama de ciudad donde no se come bien. Un prejuicio que deriva directamente de otro: en el Reino Unido tampoco se come bien. Es cierto que tienen otra jerarquía de las comidas, pero no conozco un país donde se meriende mejor que en las islas británicas (si exceptuamos las meriendas de Castilla, que tienen el mismo título de meriendas pero un significado absolutamente distinto). Ni tampoco otro donde se viva con tanta naturalidad la mezcla de cocinas étnicas tan distintas que pueden ofrecernos. Es cierto también que, en un lugar donde abunda la comida rápida elaborada como pasto para turistas, la media de calidad es siempre muy baja. Pero esa apreciación se cumple igual en Gibraltar que en Marbella o en la mismísima París, a poco que nos descuidemos. Y es cierto que, muchas veces, me he sentido decepcionado con el lugar donde había elegido comer en esta ciudad-territorio, tan interesante.


Para comer auténtica comida británica, la de pub de horario ininterrumpido, donde hacer acampada hasta la bajada de bandera, me gusta este sitio, The Clipper, de aires tan marineros y de cocina tan honesta. Los mismos "llanitos" comentan que ofrece una de las mejores relaciones calidad/precio de La Roca. Está a un paso de donde va todo el mundo, en 78B Irish Town, una calle paralela a Main Street, pero que que aún conserva algo de la tranquilidad de las hermosas calles que suben hacia los barrios altos del peñón. Hay aquí como un cierto filtro de turistas -abundantes, por supuesto-, pero ya sin los perezosos, sin los menos inquietos; los que se quedaron en la calle principal, y que se vuelven sobre sus pasos cuando se acaban los comercios.

La Carta incluye algunos de los platos más conocidos de la cocina tradicional británica, así como muchas incorporaciones de las distintas grandes cocinas que llegaron a la metropoli, principalmente orientales, aunque las nuevas migraciones también han aportado a este crisol platos de la América Latina.


Empezamos con unos Nachos con queso, guacamole y crema agria. Una concesión a la comida rápida pero que estaban realmente buenos, jugosos, abundantes de salsa. Sorprendente esa combinación con la crema agria.


Seguimos con el "Sunday Roast", que es el asado tradicional británico de los domingos. En The Clipper lo preparan todos los días, variando la carne. El plato consiste en esa carne asada, que consistió en el típico Roast beef, acompañado de patatas asadas y verduras cocidas o asadas (en este caso, brocoli y zanahoria), El plato incluye también el Yorkshire pudding, una especie de pan esponjoso. Se sirve todo con gravy, una salsa oscura de extractos de carne y verdura.


Terminamos con un Steak & Ale Pie (Pastel de carne guisada con cerveza). Es una recreación de los pubs ingleses de un pastel (aunque creo más acertado traducirlo por empanada) realizado en Irlanda con carne guisada con cerveza negra Guinness. Aquí se utiliza cerveza Ale, que añaden sobre un sofrito de la carne con verduras como cebolla, chalotas, pimiento verde, zanahorias y apio. Además, suele aderezarse con corteza de naranja y salsa Worcestershire. La cerne se hace estofada, muy lentamente, con esa cerveza. Y ese guiso es lo que sirve como relleno de la empanada.


Vino acompañado de puré de patatas, brocolí y zanahorias cocidas y salsa gravy. Como se ve, un plato bastante complejo, muy bien elaborado y de gusto excelente. Buena cocina británica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario