domingo, 21 de septiembre de 2014

Pollo con curry thai rojo y uvas

Preparamos una versión simplificada de un plato thailandés, de pollo con curry rojo. Me baso, como otras veces, en la receta que publicó Mikel López Iturriaga en su sección El Comidista. Para la ocasión, no he usado piña, sino sólo uvas, y he prescindido de algunas hierbas y especias.

Empezamos asando en el horno, previamente precalentado a 180 ºC, dos kilos de muslos y contramuslos de pollo, con un chorreón de aceite de oliva virgen extra (allí utilizarían aceite de sésamo). Sólo utilizaremos algo más de un kilo, pero así aprovechamos el consumo del horno y reservamos el pollo sobrante para otra receta. En mi caso, aproveché también para asar un par de berenjenas, de las que ya daré cuenta. Horneamos como hora y cuarto, primero una hora a 180 ºC y los últimos quince minutos a 220 ºC.


Aprovechamos este tiempo para pelar y despepitar un buen racimo de uvas. Preparamos los ingredientes que vamos a emplear en la receta: pasta de curry thailandés rojo, una lata de leche de coco (unos 400 ml) y salsa de pescado (nam pla, en su versión thai), un condimento derivado del pescado fermentado. (Estos ingredientes los conseguí en una de las promociones de productos asiáticos del Lidl. Son, pues, fáciles de obtener).


Desleímos en una sartén al fuego un par de cucharadas de pasta de curry rojo en un poco de leche de coco. Cuando ya esté homogénea la salsa, añadimos los trozos de pollo, escurridos de aceite, y rehogamos unos cinco minutos.


Añadimos entonces el resto de la lata de leche de coco y dejamos cocer durante quince minutos. En los últimos cinco, añadimos las uvas peladas y sin pepitas.


Añadimos entonces dos cucharadas de salsa de pescado, removemos y dejamos un par de minutos. Debe quedar una salsa ligada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario