martes, 29 de abril de 2014

Chipirones con fideos gordos

Tras la receta que ya publicamos de Chipirones encebollados, seguimos con otro guiso de estos moluscos, en una variante de una receta bien conocida, la de los chipirones al pimentón. En este caso, en vez de la habitual guarnición de arroz blanco, servida aparte, utilizamos unos fideos gordos de sémola de trigo duro, que cuecen en la misma salsa de los chipirones. Como fideo gordo entendemos el compacto, no confundir con el fideo hueco empleado para la fideuá. El que me gusta de grosor es el que viene etiquetado como número 3 en la mayoría de las marcas comerciales; aunque si se prefiere más sabor a pasta, úsese un número 4.

Empezamos limpiando los chipirones de pluma, boca y tinta (yo dejo los ojos y tentáculos). Lavamos y dejamos escurrir.


En un chorreón de aceite de oliva virgen extra rehogamos una cebolla picada, con una pizca de sal. Cuando esté transparente añadimos un par de dientes de ajo picados y una guindilla.


En ese sofrito rehogamos los chipirones con una cucharada de pimentón dulce de la Vera.

Cuando cambien de color, añadimos un chorreón de soja (toque opcional) y un vaso de vino oloroso. En esta ocasión utilicé un vino rancio de Serrada, pero he realizado también esta receta con un fantástico Oloroso "Los Dos", de la chiclanera Bodegas Primitivo Collantes. Cuando se haya evaporado buena parte del alcohol, cubrimos con caldo de pescado o agua.

Cuando estén tiernos los chipirones, unos treinta minutos, rectificamos de sal. Añadimos entonces los fideos gordos. Dejamos cocer hasta que estén al punto de blandos que nos guste.

El plato debe quedar jugoso, con muy poco caldo, pero tampoco seco como una fideuá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario