jueves, 12 de diciembre de 2013

Centro de Interpretación del Flamenco, en Cádiz

Especialmente en estos duros tiempos de ahogo económico y de desmotivación de iniciativas es momento de felicitar y de apoyar iniciativas que ensanchan, desde su base, la principal industria de Cádiz, que ya es el turismo. El pasado 15 de octubre se inauguraba el Centro de Interpretación del Flamenco (Facebook del Cintfla), en la calle Santiago, 12, en el casco antiguo de Cádiz. Sin subvenciones públicas ni una gran fortuna detrás. Sólo con enorme trabajo, un razonable entusiasmo y un buen conocimiento de en dónde se meten. Para este proyecto, que combina la cara lúdica de este arte con la necesaria pedagogía de su historia, se han unido el joven emprendedor Luciano Albarrán, ya  con una amplia trayectoria en flotar exitosas empresas digitales periodísticas y de difusión cultural, con el historiador flamenco Francisco Dodero, autor, junto a Gabriel Romero, del inmenso libro “Por las vereas del cante” (Quorum Editores), donde se documenta la relación entre el nacimiento del flamenco y las condiciones de vida del pueblo gitano a finales del siglo XVIII.


Estos dos aspectos, turístico y pedagógico, aún interrelacionando en la misma organización de las salas del Centro, tienen organización y horarios diferenciados. Así, está abierto a las visitas turísticas –particulares o de grupo- de diez de la mañana a cinco de la tarde, un horario continuo que tiene en cuenta (casi como una excepción en la ciudad) el importante turismo de cruceros. Y, ya en algunas tardes, tienen lugar las reuniones internas y las actividades abiertas al público general de la Asociación Cultural Flamenca “Amigos del Buen Compás”, presidida por el propio Francisco Dodero y con sede en el mismo local, creada para promover "la difusión y divulgación del rico caudal que atesora el flamenco".

El local del Centro de Interpretación del Flamenco tiene más de trescientos metros, organizados, principalmente, en una Sala de recepción y tienda, Sala de proyecciones y Sala recreación de una taberna flamenca.


La Sala de proyecciones, dedicada al Beni de Cádiz y con capacidad para 43 asistentes, está espléndidamente decorada con frescos del artista argentino Raúl Chang, donde se reconocen a distintos artistas flamencos de Cádiz y su provincia. En ella, durante la visita, con un pase cada treinta minutos, se proyecta un documental que explica los diferentes palos flamencos. Esta Sala ya ha servido para otras actividades, distintas a las específicamente flamencas, como la proyección de documentales en la pasada VI Muestra de Cine Documental Iberoamericano, en noviembre.


La sala que recrea una taberna flamenca incluye un pequeño entarimado, donde se organizan actuaciones. Conserva el olor a taberna auténtica, gracias a los viejos toneles de más de cien años, ahora vacíos, donados por las BodegasSanatorio, de Chiclana. De ellos son la copa de vino que se ofrece en las visitas. En esta sala está otro de los grandes atractivos de este Centro. Dos pantallas táctiles permiten ver ya –pues esta colección irá creciendo- más de 150 videos y oír 120 pistas de audio, organizados didácticamente por palos, por estilos o por la discografía de cada cantaor incluido.



La Asociación Cultural Flamenca “Amigos del Buen Compás” organiza también actividades y noches temáticas que aúnan flamenco y gastronomía, en colaboración con el restaurante Hotel La Catedral. La próxima, este mismo sábado 14 de diciembre, dedicada a “Las navidades del recuerdo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario