martes, 9 de abril de 2013

Comer en la Salina San Vicente

En una reciente visita a la Salina San Vicente, en San Fernando, pudimos probar la espléndida cocina novedosa que, a partir de recetas tradicionales isleñas, realiza la cocinera Regla Ruiz en el restaurante de la propia Salina. Durante unos meses han abierto al público los domingos, en una experiencia que acaba este próximo 21 de abril para retomarla en octubre. En este intervalo, las instalaciones se dedicarán a comuniones, bodas, bautizos y demás celebraciones, así como cenas y almuerzos para grupos. Es una interesante propuesta que combina el conocimiento de una salina tradicional en plena explotación con esta cocina que hace especial hincapié en los productos obtenidos de los esteros.


Realizamos antes un recorrido por las distintas salas y el patio, abierto para celebraciones, con espacio de parrillas y planchas de hierro para asar carnes o pescados de estero, recordando así los asados tradicionales sobre leña y sapina de los despesques para celebrar el final de la temporada de recolección salina.


Antes de la degustación, aprovechamos la presencia de algunos miembros de la directiva regional y del delegado en la provincia de FECOAN (Federación de Cofradías y Asociaciones Enogastronómicas de Andalucía), para realizar un sencillo acto de homenaje a la labor del salicultor Manuel Ruiz y su familia, con entrega de los reconocimientos que esta Federación ha querido hacer a la colaboración de esta Salina San Vicente en el II Congreso de FECOAN, celebrado en San Fernando en el 2011.


A continuación pudimos probar algunos de los platos que Regla Ruiz crea desde su propia interpretación de la cocina isleña.

Los vinos fueron seleccionados y aportados por el grupo de blogueros que hicimos la degustación. Para los platos fríos y el plato de atún se escogió dos blancos: un Gewürztraminer 2011 Somontano, de Bodegas Viñas del Vero, en Barbastro; y un Riesling Classic 2011 Anselmann, de Bodegas Weingut Anselmann, en Pfalz (Alemania).

Rulo de cabra con foie caramelizado y mermelada de manzana:

Ensalada del campo (mezcla de lechugas, avellanas, papaya, tomate y queso payoyo):

Erizo de mechada con salsa chimichurri:

Atún con salsa de salicornia y cebolla caramelizada:

Con el plato de carne y el guiso marinero tomamos dos tintos, ambos de D.O. Ribera del Duero y criados en el vallisoletano Peñafiel: un Tamiz 2011, de Bodegas Reyes, y un Tamaral Reserva 2008, de Bodegas Tamaral.

 Tosta de solomillo de cerdo con salsa de queso payoyo:

Cazuela de chipirones con patatas en salsa de alga Musgo de Irlanda:

Con los postres tomamos dos vinos espumosos: un Matahermosa Brut Nature, el primer espumoso de Jaén, elaborado por Vinícola La Martina, en Frailes; y un Brut Reserva Cava Segura Viudas, de las bodegas de igual nombre, en la barcelonesa Torrelavit.

 Tocino de cielo con aroma de azahar:

Bizcocho a la albahaca sobre coulis de naranja al vodka:

Brownie de almendras con chocolate caliente y helado de vainilla:

 Crema de arroz con leche con peineta de caramelo:

Con los cafés tomamos estos tradicionales Roscos de la abuela Regla:

1 comentario:

  1. Madre mía vaya fotos, que hambre!!! Sin duda alguna Salina de San Vicente tiene mucho que ofrecer...
    Os paso un link con unas cuantas recomendaciones de dónde ir de tapas por Cádiz, a ver qué os parece: http://goo.gl/UDoxp
    Un saludo!

    ResponderEliminar