martes, 19 de febrero de 2013

PRIMEROS FUNDAMENTOS VEGETARIANOS



Empezamos este tiempo de cocina sin carnes, con un pequeño homenaje al que fue el primer libro de cocina vegetariana publicado en España, en 1918, La Cocina Vegetariana Moderna, de Ignasi Domenech. Autor también, cuatro años antes, de uno de los grandes libros de la cocina de Cuaresma, Ayunos y abstinencias



Extraigo fragmentos del capítulo dedicado a mostrar el “Objeto de las Sociedades Vegetarianas”, que supuso toda una declaración a favor de esta filosofía en el citado libro. En España la primera asociación vegetariana se fundó en 1907 a imitación de la creada en Manchester en 1842.

“La unión de todos los vegetarianos y aficionados al sistema de vida natural fue propagar las ventajas morales y materiales del vegetarismo (del latín vegetus, que significa vigoroso, fuerte, sano), demostrando que la salud se obtiene con la higiene al aire libre, sol, baños, ejercicio y régimen alimenticio vegetariano. Esta alimentación se funda en que:

1º La carne encierra los residuos de la desanimación, que es incesante durante la vida (…) y los productos de la descomposición que siguen inmediatamente a la muerte. (…) Luego el comer carne, trae por consecuencia introducir estos venenos en la sangre. ¿Para qué correr este peligro?

3º Según sus caracteres anatómicos, el hombre está hecho para alimentarse principalmente de frutos, raíces y otras partes suculentas de los vegetales. (Cuvier)

4º Los vegetarianos poseen la fuerza física (clubs ciclistas vegetarianos de Inglaterra, Francia, Alemania, campesinos y montañeses de diversas regiones); la fuerza intelectual (Pitágoras, los sabios de la antigüedad, Newton, Franklin, Tolstoi  etc., los Padres de la Iglesia) y la longevidad (trapenses, cartujos, monjes, budistas).

6º El vegetariano vive con más economía. Por 1.10 pesetas a 1.40 que cuesta medio kilo de carne, se compra algo más de kilo y cuarto de garbanzos; kilo y medio de arroz; trigo, de 3 a 4 y medio kilos; patatas, de 5 a 8 kilos, etc., etc., y abundantes frutas y verduras del tiempo. Una hectárea de terreno es suficiente para alimentar tres veces más vegetarianos que personas viven del régimen mixto habitual.

7º ¿Para qué matar?”

No hay comentarios:

Publicar un comentario