martes, 29 de enero de 2013

Carta 2013 del Restaurante Fabrica de cervezas Kettal


La fábrica de cervezas Kettal, además de ser una visita muy recomendable por elaborar allí mismo sus propias cervezas artesanas, lo es también por la curiosidad de poder sumergirse, en su restaurante y sin salir de la provincia gaditana, en la variadísima cocina que consumen los británicos. La cocina británica más que una cocina de fusión lo es de acumulación. Los distintos países colonizados por el imperio han sumado sus propias cocinas a la elemental cocina tradicional de la metrópolis que, a cambio, ha extendido por el mundo su rica dulcería y algunas invenciones geniales como el gin tonic, la salsa perrins, los sandwiches de pepino o las cervezas IPA, muy amargas. No es un intercambio parejo pero, al menos, hay que reconocerle a esa cocina su capacidad de absorción de sabores novedosos.


Como habíamos oído algo sobre cambios en el restaurante de Kettal, hemos vuelto para conocer la Carta que, ahora mismo, están proponiendo a sus clientes. El lugar sigue teniendo la gran virtud de la amplitud de horarios de su cocina. A horas de la tarde intempestivas para cualquier otro local, allí sigue abierta la cocina, aunque ya no tengan todas las propuestas de su Carta. Sigue teniendo también el defecto de la tardanza en empezar a servir la comida (después, ya todo viene seguido), si el sitio se llena.


La comida la acompañamos con la cerveza roja de Kettal, Alambique. Una Ale al estilo irlandés, con 4 grados alcohólicos, con aroma a pan y a caramelo. Ésta de barril parece más suave que la que probamos en botella.

Entre las ensaladas, mantienen las clásicas César (pollo a la brasa, bacon, costrones de pan frito, parmesano y salsa César) y la Waldorf (pollo, manzana, apio y nueces con una salsa de yogur y mahonesa). Con esta misma carne preparan la Ensalada de pollo, manzana y queso, que se liga con una salsa hindú raíta, de yogur. También ofrecen un árabe Taboulé, con cous cous, pepino, cebolla, pimientos verde y rojo, tomate, pasas sultanas y menta fresca, aliñada con una vinagreta.

Con toques de Extremo Oriente es la ensalada de mango con langostinos, aliñada con cilantro y una salsa thai. No quedaba cuando la pedimos, así que optamos por la Ensalada de queso de cabra, nueces y miel de caña, con los medallones de queso gratinados. (No dio tiempo a hacer fotos).

La Carta continúa con una variedad de sándwiches (mixto, de pollo, vegetal o de salmón, con un toque de lima). Tanto las hamburguesas de pollo y de ternera pura como el especial Club Sandwich se sirven con pan de cerveza.

Entre las platos que la Carta propone para compartir encontramos la curiosidad de que sus Langostinos dublinesa vienen rebozados en su cerveza Ale de verano, Trillo. Se ofrecen aquí una Cazuela de setas con langostinos y guindillaEmpanadillas criollasFingers de pollo marinados y algunos platitos de cocina tex-mex: Nachos con queso y salsa picante de jitomate o unas Quesadillas de carne con queso.

Escogimos una Tortita mexicana rellena, con salsa jitomate y carne picada, pimientos y cebollas asadas con crema de queso, sobre arroz mexicano y todo cubierto de queso cheddar gratinado.


 Tortilla mexicana rellena

Entre los platos principales también encontramos algunos platos preparados con las propias cervezas artesanas de Kettal. El Pastel de cazadores es un raguot de venado guisado con su cerveza negra Yunque. La Ternera guisada a la cerveza con verduras es carne guisada con cerveza roja Alambique. Escogimos su Pescado frito a la cerveza, en el que el pescado se reboza con cerveza de trigo Espiga, y se presenta con patatas fritas, en la más pura tradición del fish and chips.

Pescado frito a la cerveza

Otros platos nos confirman el gusto por las cocinas étnicas de los restaurantes británicos. La Moussaka griega combina capas de carne picada con otras de berenjenas y calabacín. El Curry de pollo Korma lleva la mezcla de especias Korma y curry amarillo, y se presenta con guarnición de arroz basmati y panes indios naan. El Pollo Tika Masala lleva esta misma guarnición y está cocinado con mezcla de especias garam masala.

Escogimos el Tagine marroquí de pollo con limones confitados, servido con cous cous de guarnición. El pollo se guisa, muy lentamente en el recipiente de barro que da nombre al plato, con limones confitados, aceitunas y mezcla de especias marroquíes.

Tagine de pollo con limones confitados (derecha) y cous cous cocido (izquierda)

Quien prefiera comer sólo carne, un Chuletón de medio kilo de lomo alto de ternera o un Steak T-Bone, un kilo de lomo bajo y parte de solomillo de ternera, ambos hechos a la brasa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario