martes, 25 de diciembre de 2012

REVUELTO DE CHIPS DE PAPAS Y BONIATO

Suele suceder que lo más sencillo es lo que más nos gusta. Si hiciéramos una encuesta de cual es el plato favorito de la mayoría, seguramente saldría el de papas fritas con huevo. También ocurre que lo sencillo, por sobreentenderse, no aparece en los recetarios. Como hoy es una noche en que regresamos de nuestro anual viaje a la infancia, me apetece seguir en este juego, y proponer una divertidísima variante de papas con huevos.

Consiste en cortarlas en chips (rodajas muy finas) con una mandolina, o alguno de esos utensilios que las dejen con el grosor de un papel. Hacer lo mismo con un boniato. Yo usé una proporción de tres papas por un boniato (ambos de cultivo ecológico de Parcela 6, Puerto Real). Poner los chips de papas en agua fría, para que pierdan almidón, y luego no se peguen. (Los boniatos no necesitan este paso). Freír los chips, por separado, en aceite muy caliente. Irlos separando, con un pincho de madera o uno de esos palillos para comer oriental. Se consigue así que queden lo más sueltos posibles. Dejarlos escurrir del exceso de aceite sobre papel de cocina.


Batir cuatro huevos como para tortilla. Echar ahí la mezcla de chips de papas y boniato.

Cuajar la mezcla en una sartén antiadherente con un chorreoncito de aceite de oliva virgen extra.

Este es el resultado. El revuelto debe quedar jugoso, no seco, para lo que no está mal sacarlo antes de la sartén, dejando que se termine en el plato con su propio calor.
Revuelto de chips de papas y boniato.

2 comentarios:

  1. Tiene buena pinta Manuel. Yo me hubiese jincao los chips con una buena cervecita, sin revuelto ni ná.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. y yo .... a ver si lo ponen de moda en Gades Beer ;O)

    ResponderEliminar