domingo, 4 de noviembre de 2012

Maridaje de Cervezas y Cocina Hindú en Gades Beer

Dentro de sus actividades de difusión de las cualidades de distintas cervezas, organizó la empresa gaditana Gades Beer (c/ José del Toro, 17) una jornada de maridaje de algunas de ellas con la cocina hindú. Para esta ocasión, contaron con la colaboración del blog gastronómico Tubal. Pilar Acuaviva se encargó de elaborar los distintos platos escogidos, mientras Juan Antonio Mena fue quien los presentó, con su correspondiente explicación y ubicándolos geográficamente dentro de las muy distintas cocinas del subcontinente indio. Como dijo, un país con más de 300 dialectos no puede entenderse como si tuviera una única cocina.

Las notas de cata de las distintas cervezas estuvieron realizadas por Ricardo Reyes, copropietario de Gades Beer. Empezó con un repaso a la llegada de cervezas a la India, entendidas con el concepto occidental. Llevadas allí por los ingleses para el consumo de sus militares, crearon la variedad IPA (Indian Pale Ale), una Ale pálida y espumosa con un alto nivel de alcohol y lúpulo, creada por los cerveceros ingleses en la década de 1790 para superar el problema de conservación en los largos viajes oceánicos.


Se comenzó la cata con la cerveza hindú Cobra. Competidora de la cerveza hindú más bebida allí, la Kingfisher, de United Breweries, la Cobra es, sin embargo, más conocida fuera de la propia India, pues se empezó a fabricar para la exportación. Fue creada en 1989 por Lord Karan Bilimoria como "cerveza exótica" para los restaurantes étnicos del Reino Unido. Fabricada en Inglaterra por Heineken, es una cerveza rubia, de baja fermentación, espuma blanca poco persistente y 5 grados de alcohol. Suave y refrescante.

Todos los platos vinieron acompañados de arroz pilaf y pan Naan. Para maridar el primer plato, unas gambas blancas con coco y lima, se escogió una Pilsner Urquell. Una pale lager elaborada originariamente en Pilsen, oeste de Bohemia, hoy en la República Checa. Cerveza rubia de fermentación baja, con gran sabor a malta, más amarga que otras pilsner y una graduación de 4.4 grados.



Siguió un Pollo Korma, un curry suave a base de yogur o crema de leche, con especias como coriandro, cardamomo y clavo. Se maridó con una cerveza de la fábrica gaditana de Kettal, Almiar. Una cerveza IPA, con mucho lúpulo, lo que la hace muy amarga, y 5.1 grados. Seca, de mucho cuerpo y, a la vez, refrescante.


Se  continuó con un Pavo Tika Masala. Masala significa, literalmente, "mezcla de especias", lo que admite infinitas variantes. Una Tika Masala sería una pasta que suele incluir ajo, jengibre fresco, guindillas rojas secas y frescas, cúrcuma, sal marina, aceite de cacahuete, tomate concentrado, cilantro fresco. Se maridó con una Chimay Triple, una cerveza trapense de la Abadía belga de Chimay. Cerveza con una segunda fermentación en botella, turbia, de color ambarino, de espuma densa, mezcla toques dulces de pasas con un fuerte amargor de la gran cantidad de lúpulos que lleva. Es muy alcohólica, 8 grados.


De postre, unos Nariyal Ladoo (delicias de coco). Un plato elaborado con coco rallado y leche condensada (receta). Se maridó con una de las sorpresas de la sesión, una Lindemans Faro. Una cerveza de fermentación espontánea, o de tipo Lambic, muy típicas en Bélgica. En estas cervezas, la fermentación ocurre de forma espontánea, por fenómenos naturales, sin necesidad de añadir levadura. Su textura se parece a la de una sidra o un vino espumoso. Dentro de estas cervezas Lambic, las de clase Faro son las aquellas que en su proceso de fabricación se les añade azúcar moreno. El resultado es una cerveza agridulce, muy agradable, que palía la acidez de la fermentación natural. Tiene 4.5 grados de alcohol. Una cerveza muy diferente a las que conocemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario