viernes, 23 de noviembre de 2012

Bar La Casapuerta (Cádiz)

Teníamos verdadera urgencia por visitar este bar de amigos que se han atrevido a apostar por la más pura cocina tradicional gaditana. Este La Casapuerta (c/ Sagasta, 40, esquina con Solano) nace con las ideas muy claras, lo que antes se llamaba cocina del país, un nombre que señalaba la entrañable patria chica, el terruño de la infancia. Una cocina casera honesta y familiar, en el que la verdadera sorpresa es que los platos saben espléndidamente a lo que anuncian. A la iniciativa de José Antonio Álvarez se sumó un equipo que incluye a Karim Aljende, en la cocina, y a Pablo Terradillos en barra. Y escogieron para su iniciativa un local histórico que, convenientemente remozado, también transmite esa calidez imprescindible para crear un ambiente amigable y abierto.
 
 
La Carta tiene propuestas tan revolucionarias como dar Puchero de tapa, o dedicarle otra a la Pringá. Ambos platos son normalmente placeres de puertas adentro que, aquí, adquieren una imprevisible función de sociabilidad. También sorprende el justo reconocimiento que hacen a las verduras, delicias que de forma incomprensible han sido exiliadas de las barras de los bares. Y eso que no hay nada más animoso para una de estas tardes de otoño que templarse con una humeante Crema de verduras, también en formato tapa. O con una Sopa de coliflores, que a veces también aparece por la pizarra que renueva su oferta.
 
 
La Casapuerta, con algunos de sus socios muy vinculados con el mundo artístico y cultural gaditano, también anuncia actuaciones para las noches de jueves, viernes y sábado. Desde grupos de carnaval a flamenco siendo, además, lugar de encuentro físico de un hiperactivo y muy estimulante foro de debate gastronómico en la red, Nucleo Menudo.
 
En esta primera visita probamos algunas de sus suculentas propuestas caseras. Con precios entre 1.50 y 2 euros.
 
Puchero.
Se presenta el caldo de un puchero blanco de ternera, ave, tocino y huesos salados, con sus avíos vegetales. El tazón de caldo lleva arroz e hierbabuena.
 
Papas aliñás.
La receta en su espléndida sencillez: sólo gustosas papitas nuevas y cebolleta roja. Aliñadas con buen aceite de oliva virgen extra, golpe de vinagre, sal y perejil abundante.
 
Salchichas a la Casapuerta.
Salchichas frescas de cerdo cocidas al vino fino, con un sofrito de pimiento, tomate y champiñones. Se acompaña con puré de patatas.
 
Croquetas de la Tata.
Las carnes troceadas del mismo puchero blanco servido como caldo forman el relleno de estas croquetas caserísimas, muy generosas de sabor y tamaño.
 
Carne al toro.
También tiene su sitio este clásico del tapeo gaditano. Carne magra estofada con la misma receta de la cola de toro: un amplio sofrito base de cebollas, pimientos, tomates, zanahorias, ajos y laurel, y la carne ablandándose en vino, muy especiada (ahí ya según el toque de quien cocine, siempre con pimienta, y a veces, tomillo, comino o hasta pimentón, que no es aquí el caso). Se acompaña de puré de patatas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario