domingo, 28 de octubre de 2012

Casa Aramburu (Cádiz)

Invitados por la empresa Insulae Promociones y Eventos, que le dará distintos usos comerciales, hosteleros y turísticos a partir del próximo diciembre, realizamos una visita a la muy especial Casa Aramburu, situada en el número 1 de la Plaza San Antonio, de Cádiz. Está previsto que la primera actividad sea el uso de la Casa como Centro de Comercio Tradicional y de Artesanía durante la próxima campaña de Navidad, desde principios de diciembre.
 
Un edificio singular que los arquitectos Jimenez Mata y Malo de Molina describen, en su Breve Guía del centro histórico de Cádiz, como "palacete ecléctico-historicista". Es decir, sin que se pueda definir por una corriente artística concreta sino por la suma de muchas, fruto de las distintas modas artísticas y del gusto personal de los sucesivos dueños de esta casa, ligada desde 1819 a la familia Aramburu, cuando la adquirió el indiano Juan Antonio de Aramburu Echezarreta, natural de Zumárraga y emigrado a Perú.
 
El edificio es anterior, de 1700, pero de aquel palacete barroco sólo se conserva la fachada principal y las molduras que dan a la plaza San Antonio.

Como cuenta el profesor de Historia del Arte Juan Ramón Cirici, la casa fue derribada entera a finales del siglo XVIII y el arquitecto Juan Cabrera de la Torre elevó un edificio nuevo, con una planta baja, un piso principal y otro alto que se acabó de construir en 1905. «Es una obra de un eclecticismo extraordinario, y también desordenado. En ella se aprecian ramalazos del Barroco, Plateresco, Modernismo y Regionalismo».

Su planta baja fue sede de la Banca Aramburu, que funcionó hasta su adquisición por el Banco Bilbao en 1947. Esa planta, ahora diáfana, se ha restaurado dejando a la vista sus vigas de madera, antes cubiertas por lonas. Se mantienen las columnas de hierro. A partir de ahora servirá como local de cafetería, con apertura al público, independiente de las actividades que se organicen en el resto de la casa.
Antigua sede de la Banca Aramburu y local de la futura cafetería.

La escalera principal es modernista, con motivos vegetales y pasamanos dorado, siguiendo el modelo de distintas casas catalanas de esta tendencia artística. Con marmol blanco en la solería del patio y la escalera.

En el patio principal de la entreplanta destaca el artesonado del techo en maderas nobles. Esta entreplanta tenía la función de aislar la parte de negocio público de la familia de la zona familiar de la casa.

El Salón principal, con vistas a la plaza San Antonio, a través de un balcón barroco, se divide en dos partes, una despejada, para bailes y reuniones, con profusión de espejos; y otra sala, con piano y chimenea.
Sala del piano.

Sala de espejos.

En el comedor, con una gran mesa ovalada de caoba en su centro, destacan los muebles encrastados en los huecos del muro, con puertas de cristal como vitrinas para vajillas y cristalería. Se conserva un aparador antiguo de madera noble con relieves tallados a mano.
Comedor.

Cuarto de baño y dormitorio.

El acceso a la planta principal se realiza a través de un espacio decorado con azulejos sevillanos, siguiendo el estilo regionalista que ya había realizado Aníbal González en el diseño de la Plaza de España de Sevilla.

La planta principal, de vivienda de la familia, sigue la moda del Neorrenacimiento, italianizante, que se dio en la segunda mitad del siglo XIX.  Simula una villa italiana del Cinquecento, con mosaicos con escenas de la antigua Roma, ánforas y lámparas que imitan viejas lucernas de hierro fundido colgando de las garras de aguilas. En su patio, alrededor de la balconada de mármol sobre el hueco de la escalera, esta planta es de gran altura, pudiendo verse los ventanales de la última planta, tradicionalmente reservada a las habitaciones del personal doméstico.

Galerias alrededor del patio en la planta principal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario