sábado, 26 de noviembre de 2011

Bar El Güishi Colorao, en Madrid

Para el muy pedagógico diccionario Fítitu un Güichi es un bareto o taberna donde todos se conocen desde antes de nacer. Ese ambiente de relajada familiaridad es el que se respira en el Bar El Güishi Colorao, pedacito de Cádiz en pleno barrio madrileño de Lavapiés. Está en la calle Fe, 6. Su teléfono es el 912046319.
Tasquita -con buena música y libros para leer- donde beber manzanilla de Sanlúcar, sin olvidar otros vinos en una ciudad que es despensa y bodega de las distintas Españas. Hasta allí han llevado los molletes, que sirven durante todo el día, como una farmacia de guardia, con -por ejemplo- quesos, zurrapa de lomo, manteca colorá o nutella.

Como es costumbre de por ahí, el vino viene regalado con un pincho de cocina. Probamos dos estupendos, uno de estofado de vaca y otro de lomo en salsa. En ese intercambio, les llevamos noticia de la iniciativa de Pepe Monforte, creador de la Licenciatura en Tortillología, recibida allí con el gaditanísimo entusiasmo de la tierra. Como no podía ser menos, también El Güishi Colorao prepara su propia tortilla de patatas. Jugosíta lo justo para deshacerse en boca.
Como nos pidieron, aquí está su contribución, desde el exilio, a las tortillas gaditanas. Y, arrimando el ascua a la propia sardina, seguro que también harán algo de cocina gaditana del Doce.

No hay comentarios:

Publicar un comentario