lunes, 10 de octubre de 2011

Tortilla de escombros del Bar El Volapié (Chipiona)

El Bar El Volapié se encuentra en la céntrica calle peatonal Isaac Peral, 10, de Chipiona. De ambiente taurino, muy acogedor, tanto en su interior como en su terraza. Está abierto todos los días de junio a septiembre. El resto del año sólo abre los viernes por la noche, sábados completos y domingos al mediodía, además de los festivos.

La tortilla la realiza Paloma Morales desde que este establecimiento abriera, en 1997, aprendida su receta de un matrimonio jubilado que regentaba un pequeño bar en Sevilla. La sirve, con igual maestría, Dionisio Guerra, un trebujenense con un gran conocimiento de los nuevos productos de la gastronomía gaditana y que transmite al cliente su propio interés en la cocina que ofrece. El plato viene, así, lujosamente acompañado de su historia. Lo que lo hace, si cabe, aún más apetitoso.

Esta tortilla de escombros se hace al momento de pedirse, por lo que llega en su mejor punto. Lleva patatas, chorizo, salchichón, queso y jamón serrano, todo a taquitos. Se presenta en un bollo de pan de la panadería Dorantes de Chipiona. La tapa cuesta 3 euros.

 Además de esta tortilla, El Volapié tiene otras ocho tipos de tortillas distintas en su Carta. Entre ellas, dos especiales: la llamada “al volapié”, cubierta con coctel de mariscos, y otra “con montera”, que va acompañada de salmorejo.


Como beca de estudios, ofrece una copa de cava rosado de las Bodegas Can Paisano, un descubrimiento personal de sus dueños en uno de sus viajes a Barcelona. Como cuenta Dionisio, admirando esa cultura del vino que tanto hace falta desarrollar en una provincia de vinos tan importantes como la nuestra, en aquel bar barcelonés sólo servían cava y agua. Se comía con vino de la tierra.

1 comentario: