domingo, 2 de octubre de 2011

Los vinos de "Todo a granel" en EXPOSANLÚCAR

La empresa Todo a granel, el innovador despacho de vinos por Internet especializado en los vinos de la comarca del noroeste gaditano, ha montado un expositor propìo en la feria ExpoSanlúcar.
El especial cariño y el amplio conocimiento que de los vinos producidos en Sanlúcar y las poblaciones cercanas tiene su propietario, Rafael de la Cruz, hace que, tanto en su web como en su trato directo, no se limite al mero intercambio comercial de un producto, ya de por sí bastante prestigioso, sino que aproveche para descubrirnos joyas escondidas en antiguas bodegas familiares o el cuidadoso trabajo de investigación en mejora de la calidad que, ahora mismo, se está llevando a cabo en pequeñas y grandes bodegas del Marco.
Rafael de la Cruz

El trabajo de Todo a granel permite acceder, desde la propia casa, a productos casi imposibles de conseguir fuera de la propia Sanlúcar, como algunas manzanillas en rama sin filtrar de muy pequeña producción o las lujosas reliquias de una Tintilla de Rota o del amontillado de 40 años Quo Vadis, que aún mantiene reminiscencias de manzanilla. El mismo nombre de "a granel" implica un pequeño homenaje a la manera antigua de mercadear estos vinos, cuando se compraba en la propia bodega y se llenaba el recipiente ocasional que se dispusiera directamente de la bota, en  una relación directa entre quienes los disfrutan y los bodegueros que los crean. Pero, a ese trabajo, le suma el de difusión de los resultados de la propia investigación de Rafael de la Cruz, que rastrea las novedades de un vino histórico en su modernidad y en permanente crecimiento.
Entre estas actividades, se produjo este sábado 1 de octubre,en la caseta de Todo a granel, un encuentro entre distintos periodistas gastronómicos para acercarse al mundo de los vinos criados en el lado gaditano de la desembocadura del Guadalquivir.


Se comenzó catando una Manzanilla Zuleta Fina Extra, de Bodegas Delgado Zuleta. De uva palomino, 15 º. Amarilla pálida, fresca, salina. Ligeramente ácida, agradable.
Siguió una sorpresa, Viña del Carmen Joven, un espumoso de Sanlúcar, de Bodegas Herederos de Argüeso. Hecho con uvas palomino y moscatel, el vino después de fermentar y encabezarse con vinos de ambas uvas, se desalcoholiza hasta bajarlo a los 6,5 º. Es amarillo dorado, con finas burbujas, amable y agradable. Es un producto que se adapta a las nuevas tendencias de consumo, de bajas calorías y con poco alcohol, muy cercano al de las cervezas, con las que podría competir acompañando las comidas de a diario.
Siguió una primicia, una degustación previa a su lanzamiento el próximo domingo, 9 de octubre, en su Trebujena natal. Será en el castillo almohade de Guzman el Bueno, de 12 a 2 de la tarde. Junto a la presentación de otros dos vinos de los asociados a MOSTOLÉ (Amigos del Mosto Ecológico de Trebujena), el Riacheros y el Villabaldivia. Se trata del mosto Entusiástico 2011. En la cata contamos con la presencia de su autor, el viticultor José Cabral Fernández. Autor, junto a su hermano Antonio, del importante libro Entre Cepas, una historia de Trebujena a través de la viña y el vino.

Este Entusiástico 2011, elaborado con uva palomino de la misma finca donde vive su creador, se adelanta casi un mes a los otros mostos tradicionales de Trebujena, que se venden recién fermentados y turbios. José Cabral ha conseguido dignificar este importante producto tradicional. El mosto es un vino que no se encabeza, como los de Jerez, de forma que sólo alcanza de forma natural unos 11 o 11,5º, una graduación que encaja perfectamente en los gustos de consumo más actuales. Para incidir aún más en esta apuesta por lo natural, las uvas se han cultivado con las exigencias de la agricultura ecológica, aspirando a obtener esa calificación después de la tercera cosecha, como requiere la actual legislación. Pudimos apreciar la evolución de este vino con una cata vertical que nos permitió compararlo con el de la cosecha del 2010. Para la próxima, Cabral ya anuncia su intención de injertar en las viñas otras dos variedades de uva, la mantua castellana y la alarije dorada.

Antonio Barbadillo y José Cabral
Siguió la cata de una de las nuevas joyas de Sanlúcar, Primera Saca de 2011 del Sacristia AB la  Selección de Antonio Barbadillo Mateos, que dirigió personalmente la espléndida cata. Este vino sigue esa ideología planteada en la cosecha del 2010, de que una manzanilla embotellada en rama, directamente de la bota y sin ningún tratamiento químico, mecánico o físico, no sólo no se estropea en botella sino que, con una adecuada conservación, puede experimentar una evolución elegante. Esta exitosa apuesta por lo natural es fruto de la búsqueda del equilibrio y la esencia de la manzanilla.
Los Sacristia AB se embotellan en pequeñas sacas trimestrales, lo que permite diferenciar entre los distintos matices organolépticos productos de la estación en la que se ha producido su crianza biológica. Esta primera saca del 2011 sigue teniendo ese color pajizo, más oscuro que el de otras manzanillas, producido por la concentración del vino por evaporación, no por ningún proceso oxidativo. Su aroma recuerda a arenas mojadas, a avellanas y a la camomila que prestó su propio nombre popular al vino. En boca también es diferente. Suave, va ganando volumen y los aromas anteriores pasan a concretarse en sabores salinos y a frutos secos. Un vino muy importante.

Siguió, ya por la tarde, una cata de vinos dulces de la cercana Chipiona. El Moscatel Especial Chipiona, un vino dulce dorado elaborado con uvas de la variedad moscatel de Chipiona.
Y el Moscatel de Pasas Los Madroñales, de la Cooperativa Católico Agrícola, donde la uva moscatel se dejan 15 días de asoleo en el pasil. El vino tiene un proceso de crianza de al menos dos años y medio en botas de roble americano.


1 comentario: