domingo, 17 de octubre de 2010

Carta Otoño-Invierno en los Restaurantes TUGASA

En el Hotel Las Truchas, de El Bosque, la cadena de Hoteles y Casas Rurales TUGASA, Turismo Gaditano S.A., perteneciente a la Diputación de Cádiz, presentó las nueve Cartas distintas que podrán disfrutarse, durante la presente temporada de Otoño/Invierno en cada uno de los nueve Restaurantes de la Cadena: Hotel Convento San Francisco en Vejer, Hotel Villa de Algar, Hotel Las Truchas en El Bosque, Hotel El Almendral en Setenil, Hotel Arco de la Villa en Zahara de la Sierra, Complejo Turístico Castillo de Castellar (integrado por el rehabilitado Alcázar y las casas rurales asentadas en el Castellar Viejo), Hotel Sierra y Cal en Olvera, Hotel La Posada en Villaluenga y Hotel Medina-Sidonia.

Como precisó su Director Gerente, Juan Carlos Vargas, se ha potenciado de tal manera la oferta gastronómica que, a diferencia de otros hoteles donde el restaurante tiene un valor de servicio complementario al cliente, en los hoteles de TUGASA se quiere que sea su principal reclamo. Se puede, así, comer espléndidamente en alguno de estos bellísimos rincones de la provincia gaditana y, además, poder disfrutar luego de un turismo de interior no menos exquisito. Porque, como resaltó también el Vicepresidente Tercero de Diputación y Consejero Delegado de TUGASA, Francisco Menacho, no menos importante es el servicio público de promoción y desarrollo que, con esta cadena de hoteles rurales, se realiza de estos pueblos gaditanos, de gran valor patrimonial y con paisajes realmente impresionantes, para muchos, aún muy poco conocidos. Como parte de ese servicio, los hoteles de TUGASA no cierran en todo el año, lo que permite elegir, si así se quiere, entre días de la más placentera tranquilidad u otros de enorme ambientación, coincidiendo con la temporada de nieve en la Sierra, o con la de playas, en los hoteles cercanos a la costa.


Juan Carlos Vargas, Director de TUGASA, con los nueve cocineros y cocineras de la cadena


Francisco Menacho, Consejero Delegado de TUGASA

Como parte de esa recuperación del patrimonio histórico de esos pueblos gaditanos, TUGASA ha apostado por la cocina tradicional de cada zona.


En la cocina del restaurante Las Truchas (El Bosque)


Cocineros y cocineras de la cadena TUGASA preparando los platos


La mesa con los productos del otoño


Las Nueve Cartas, con la Sierra de Cádiz vista desde El Bosque

El Menú
Se sirvió con un Entrechuelos Blanco, cosecha 2009, de Jerez de la Frontera, elaborado en su totalidad con uva Chardonnay; y un Entrechuelos Tinto Crianza, cosecha 2008, también de Jerez de la Frontera, elaborado con uvas Tempranillo, Cabernet, Merlot y Syrah.

En primer lugar, se probó un Salteado de setas variadas con vieiras, cocinado por Steve Jameson, del Restaurante El Aljibe, en el Complejo Turístico Castillo de Castellar de la Frontera. Fusiona aquí las setas del cecano Parque de Los Alcornocales, presentadas con una espléndida textura, con un marisco noble como la vieira. El plato se completa con un crujiente de jamón.

Salteado de setas variadas con vieiras

Siguió unas Milhojas de manzana con queso payoyo, cocinado por Julio Fernández Terroba, del Restaurante Los Llanos, en el Hotel La Posada de Villaluenga. Sobre una rodaja de foie, se coloca otra de queso de cabra payoyo, marca célebre que ya se asocia internacinalmente, por sus muchos premios, con la hermosa localidad serrana de Villaluenga, la más pequeña en tamaño y población de la provincia gaditana. Sobre el queso, otra finísima rodaja de manzana, cubierta con una capa de caramelo.

Milhojas de manzana con queso payoyo

A continuación se sirvió una Sopa de avellanas, cocinado por Yolanda García Guerrero, del Restaurante Cabeza de Toro, Hotel Medina Sidonia. Un plato que recupera las versiones calientes que, antiguamente, tenían todos los diferentes gazpachos. En este caso, un ajoblanco, elaborado con avellanas en lugar de almendras.

Sopa de avellanas

Siguió unas Migas a la Setenileña, elaboradas por por Laura Guzmán Jiménez, del Reastaurante del Hotel El Almendral de Setenil de las Bodegas. Migas de pan de campo, fritas en la grasa de chorizo fresco, que se contrastaban con el frescor de gajos de naranja, en un guiño a muchos desayunos serranos. Se acompañaban de huevo de codorniz frito y crujiente de jamón.

Migas a la Setenileña

A continuación, un plato de Mollejas de ternera con setas al Oloroso,cocinada por Antonio Bueno Bordegaray, del Restaurante del Hotel Villa de Algar. Se presentan aquí las mollejas guisadas con un producto de temporada, las setas, en este caso de cardo. La salsa es de uno de los vinos importantes de la provincia, un Oloroso de Jerez.

Mollejas de ternera con setas al Oloroso

Siguió un Fileteado de pescado fresco del día sobre crema de alcachofas y con langostinos tigres, cocinado por Juan Antonio Miralles Valdés, del Restaurante El Refectorio, del Hotel Convento San Francisco de Vejer. Como no podía ser de otra manera, el hotel de la cadena más cercano a la costa eligió un plato de pescado para representar a su Carta. Una crema muy reducida de alcachofas servía de salsa a uno de esos importantes pescados humildes que, ahora, queremos recuperar como parte también de nuestra memoria gustativa. El plato se engrandece con unos langostinos y un impresionante canutillo de jamón y espárragos, completando así esta combinación de sabores del mar y de la huerta.

Fileteado de pescado fresco del día sobre crema de alcachofas y con langostinos tigres

El primero de los postres fue un Pudding de nueces, elaborado por la cocinera Manoli León Ruiz, del Restaurante El Peñón de Zahara, en el Hotel Arco de la Villa de Zahara de la Sierra. El clásico postre, sobre pan moreno asentado, se refresca con una crema de requesón y se adorna con caramelo.

Pudding de nueces

Siguió un Bombón de batata relleno con miel del Pinsapar, cocinado por Antonio González Calvillo, del Restaurante del Hotel Las Truchas de El Bosque. Un postre tradicional del otoño gaditano como las batatas cocidas con miel, se presenta aquí como relleno de un bombón de chocolate. Unas pasas de uva completan el plato.

Bombón de batata relleno con miel del Pinsapar

Se terminó el Menú Presentación con unas Torrijas de chocolate, elaboradas por Remedios Carreño Cabeza, del Restaurante Las Murallas, en el Hotel Sierra y Cal de Olvera. De nuevo otro aprovechamiento popular del pan de campo asentado, frito como torrijas. En esta preparación, en vez de enmieladas, están envueltas en chocolate fundido y con un pulverizado de almendras y azúcar..

Torrijas de chocolate.

No hay comentarios:

Publicar un comentario