domingo, 25 de septiembre de 2016

Carta de Otoño del "Isla de León" (Hotel Playa)

Asistimos a la presentación de la nueva Carta de Otoño del Restaurante "Isla de León", del Hotel Playa Victoria (Glorieta Ingeniero La Cierva, 4), de Cádiz. Hotel perteneciente al grupo Palafox. En el acto, su director Luis Miguel Cotes anunció la nueva oferta gastronómica de temporada, que sigue apostando por una actualización de la gastronomía gaditana. En esta Carta, que conserva algunos platos exitosos de la ofrecida este verano, encontramos, además de los que probamos en esta degustación, platos que enseñan lo mejor de la cocina provincial como Cordero ecológico de Olvera, Lomo de retinto al grill con migas, Pescados de nuestras costas al horno o a la sal de flor, Queso curado de Villaluenga, Textura de alfajor con agua de azahar o una sugerente combinación de helados usando distintos vinos jerezanos.


En el mismo acto, Denise Liaño, del grupo Freixenet, presentó los vinos que acompañarían los platos de la degustación. Pudimos comprobar el potencial de este grupo empresarial que amplía su oferta más allá de sus muy conocidos cavas a vinos de otras Denominaciones de Origen españolas y de países como Francia, Italia, Estados Unidos, Chile o Australia.

Empezamos con dos Entrantes, que maridamos con Freixenet Brut Vintage Reserva D.O. Cava. Elaborado a partir de uvas Macabeo y Parellada, tiene una crianza en botella de entre año y medio y dos años:


Empezamos con un "Abajao", una sopa de pan, espárragos de campo y marinos. Una creación del jefe de cocina de este restaurante, Javier Bocanegra, natural de Arcos, que evoca al Abajao, plato tradicional de su ciudad natal:


Seguimos con Ensalada de brotes sobre lubina y almejas:


El primero de los platos principales consistió en Mero braseado, compota de tomate y setas de temporada:


Lo maridamos con Amor Loco 2015, un vino Rosado de la D.O. Montsant


A continuación tomamos Sashimi de caza (venado) y su tostón de foie:


Lo maridamos con Dominio de Longaz Crianza 2010, un vino de uvas Merlot, Syrah y Cabernet Sauvignon, de la D.O. Cariñena:


Como postre tomamos una Charlota de frambuesa y aguardiente con pistachos:


La maridamos con el cava Freixenet Elyssia Rosé, elaborado con uvas Pinot Noir:


A continuación pasamos a inaugurar el nuevo espacio creado en el hotel, La Pérgola. Como nos comentaron responsables del hotel se quiere aprovechar el buen tiempo que hace durante todo el año en Cádiz para ofrecer este espacio, especialmente a los propios gaditanos y gaditanas, como una terraza diáfana y abierta al mar, protegida de las inclemencias, cuando se necesite. Aquí se ofrecerán actuaciones musicales y diversas atracciones. En esta temporada de otoño-invierno abrirá los fines de semana, de viernes a domingo a mediodía. Está previsto que a partir de marzo se abra todos los días.


En esta inauguración pudimos disfrutar del Champagne Henri Abelé Brut, un champán tradicional de una muy antigua bodega de Reims, fundada a finales del XVIII, y adquirida por Freixenet hace treinta años. Elaborado como un coupage de uvas Chardonnay, Pinot Noir y Pinot Meunier.

Igualmente probamos el Freixenet ICE Cuvée Especial, una reciente creación de la conocida marca, para tomar en copa de balón con hielo y rodaja de naranja, a partir de un coupagede las uvas de su clásico Cordón Negro (Macabeo, Xarel-lo y Parellada) con uvas Chardonnay, para hacerlo más intenso y contrarrestar el hielo. Muy interesante como copa alternativa a alcoholes de mayor graduación.

miércoles, 24 de agosto de 2016

Pez Frito (Cádiz)

Hemos estado hoy en Pez Frito, el freidor de playa que el empresario Raúl Cueto ha abierto junto al módulo de la playa Cortadura. El personal y las propuestas de su cocina mantienen el espíritu de comida divertida que lidera el buque insignia de la empresa, el restaurante Arsenio Manila. Aunque se puede comer por raciones o medias raciones, eligiendo de una Carta muy sugerente, escogimos la fórmula que lo hace un freidor diferente, la del "rodizio". De origen brasileño, suele emplearse para asados y espadones de carne. Es una especie de buffet, donde se paga un precio fijo por todo lo que se sea capaz de comer, pero servido en mesa. Cuando ya se desee parar, se dice y ahí acaba el contínuo muestreo de platos. En el Pez Frito lo que se va, sucesivamente, ofreciendo son platos de pescado frito (muy bien frito, añado), intercalados con distintas ensaladas frías.


Papas aliñás:

Atún y Boquerones:

Cazón en adobo y Salmonetes de roca:

Zanahorias aliñás:

Pimientos y Faneca:

Aliño de tomate y aceitunas negras:

Jurelitos y Puntillitas:

Bacalao:

Caballas en adobo:

Calamares:

Chocos y Puntillitas:

Como postre, este Brownie con helado de vainilla:

martes, 23 de agosto de 2016

Bar Restaurante La Campana (Sanlúcar)

Visitamos el Bar Restaurante La Campana (Avda Puerto de Bonanza, 69), un lugar especialmente recomendable para conocer la cocina tradicional sanluqueña. Ya lo habíamos reseñado como un espléndido Bar de tapas La Campana, hace tres años. Ahora queremos presentar el trabajo que realiza en sus comedores este local de ya amplia trayectoria, fundado en 1947.


Empezamos con unos Fideos con marisco:


A continuación, Huevas de merluza cocidas, que vienen con salsa mayonesa.


Seguimos con Raya al ajorraya, una versión marinera de la salsa ajopollo (ajo y pan fritos y majados, añadidos al aceite donde frió el pescado, junto a pimentón)


Luego, este plato de Acedías fritas:


Seguimos con estas Albóndigas de corvina:


Terminamos con esta cazuela de Cocochas con almejas y gambas:


domingo, 21 de agosto de 2016

Bar Merodio (Cádiz)

Visitamos el Bar Merodio (c/ Libertad, 4), enfrente del Mercado Central de Cádiz. Confieso que es una de mis debilidades y uno de los sitios fijos a los que siempre termino llevando a quienes me visitan. A quienes vienen de afuera les encanta lo que ofrecen y la naturalidad del trato. El local es sencillo y transmite una autenticidad popular que termina atrapando. Esa honesta sencillez está también en su oferta, desde guisos caseros a fritos y un buen uso de la plancha.


Empezamos con unas Ortiguillas fritas. Es una anémona que se alimenta de pequeños peces y mariscos, de ahí que su sabor nos recuerde a éstos. Por su escasa conservación sólo puede comerse en lugares de costa, recién cogidas. La dificultad de su fritura es que en seguida se secan. Deben quedar crujientes por fuera y tan blandas, por dentro, que exploten en la boca sus jugos de yodo, como un chupito de mar mismo. Son una de las grandes aportaciones gaditanas a la gastronomía.


Seguimos con unos Filetitos de marrajo a la plancha. Se presenta con aliño de ajo y perejil.


Pasamos a unas Huevas de choco fritos. Huevas que no huevos, como bien lo aclaraba en algún artículo el admirado Javier Osuna, autor junto a Erasmo Ubera del imprescindible "El lenguaje de la mar de Cádiz". Aunque hay cierta creencia popular de que son los testículos de los chocos (de ahí que los llamen, en muchos sitios, huevos de choco), se trata de una glándula que forma parte del aparato reproductivo de las hembras, por lo que es más correcto llamarlas "huevas".


Probamos también estas mismas Huevas de choco a la plancha que, creo, es como mejor se disfrutan. Sobre todo si las hacen, como fue el caso, al punto de plancha, dejándolas jugosas y blandas.


Terminamos con un Choco a la plancha. Viene, como es costumbre gaditana que no debería perderse, sin limpiar del todo. Con sus jugos internos, como la mejor salsa posible.


lunes, 15 de agosto de 2016

Venta Melchor (El Colorado, Conil)

Teníamos pendiente una visita a la Venta Melchor (El Colorado, Carretera N-340, Conil), uno de los grandes hitos de la gastronomía gaditana. Desde 1987 la dirigen Petri Benítez y Juan Carlos Almazo Muñoz, hijo de Melchor y Joaquina, quienes fundaron esta venta familiar en 1960. Ambos, Petri, en la cocina, y Juan Carlos, en la dirección de Sala, realizan un trabajo extraordinario de búsqueda y difusión de la memoria culinaria conileña. Desde el principio han apostado por los espléndidos productos de Conil, que siguen dando a conocer a través de Jornadas temáticas, desde lsu celebrada huerta al cuchareo de sus guisos tradicionales, o la cocina en expansión del atún rojo salvaje capturado en su almadraba.

Con un amplio conocimiento de cocina tradicional, Petri Benítez no deja de investigar e innovar, en una labor que tiene mucho de pedagogía de las posibilidades de la cocina conileña, en plena evolución pero que, para nuestra fortuna, crece sin desprenderse de lo que la ha sustentado durante siglos. Numerosos premios la avalan. Tantos como el respeto de quienes comparten su oficio y de quienes disfrutamos de su trabajo.

Para empezar, tomamos dos aperitivos, estas Papas aliñás con pescado (la foto se hizo ya con medio plato desaparecido):

El segundo aperitivo fueron unas Papas con alioli:

Seguimos con estas Croquetas de Borriquete:

Para beber, tomamos, acompañando todos los platos un Viña Matalián, el excelente vino joven de uva palomino de Bodegas Primitivo Collantes.

A continuación, un Tartar de Atún con Crujientes de Algas de Estero. Una muestra de la creatividad de Petri Benítez es este plato, premiado por su innovación en la Ruta del Atún de Conil 2014. A partir de Descargamento de atún rojo de almadraba, el corte interno del lomo negro junto a la espina, poco graso y de un precioso color muy intenso; está macerado, entre otros ingredientes, con Flor de Garum (salsa romana), hinojo, jengibre fresco, aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta; viene con capa de crujientes de lechuga de mar, un alga de los esteros de la Bahía de Cádiz.


Probamos este San Jacobo de presa ibérica:

Compartimos este espectacular Revuelto de berenjenas con almejas. Un plato que, nos contó Petri, lleva más de doce años en la Carta.

Seguimos con esta Ventresca encebollada de atún rojo de almadraba. El encebollado, con su punto de orégano, aplicado a un corte muy graso, la barriga. Se deshacía en boca.

Terminamos los platos salados con un Rabo de toro de Retinto estofado:

Como postre, tomamos este Mousse de chocolate:

Acabamos la comida con Licor café y Licor de regaliz, ambos infusionados en aguardiente.

domingo, 14 de agosto de 2016

Restaurante Asador La Flauta Mágica (Algeciras)

El Restaurante Asador La Flauta Mágica (Av. Virgen del Carmen, 19, cerca del Mercado) es, en mi muy subjetiva opinión, el mejor restaurante marroquí de Algeciras. La creciente población que, originaria de Marruecos, se ha establecido de forma permanente en la ciudad portuaria, ha traído también su importante cocina. Ahora es fácil encontrar ingredientes, utensilios y establecimientos donde conocer de cerca esa cocina, reconocida como una de las más suculentas del mundo y, desde luego, mucho más diversa de lo que se suele conocer. Algunos de sus restaurantes en Algeciras han trascendido de su público de origen, llegando a la totalidad de la población con una calidad muy destacada.


La Flauta Mágica pertenece a esa categoría de asador popular, muy frecuente en Marruecos. Locales especializados, principalmente, en carnes asadas en brasas de carbón natural y pollos asados que también pueden incluir, en algunos casos, cortes o piezas enteras de pescado. En La Flauta Mágica, a veces, hemos encontrado Voraz salvaje del Estrecho, asado al carbón. Un producto excelente. Acercándose al mostrador donde se muestran los cortes disponibles, se puede escoger la pieza que queremos que nos asen. Es muy habitual encontrar quien viene aquí a llevarse personalmente su pedido a casa; un servicio que también realizan.


Para empezar, probamos su Harira, una sopa tradicional espesa que se incluye dentro de la primera comida del atardecer con la que se rompe ayuno del Ramadán, aunque su consumo se extiende al resto del año. Incluye carnes de vaca y pollo, hortalizas, fideos gordos y legumbres como garbanzo y lentejas.


A continuación un Cuscús de pollo con verdura, pasas y cebolla caramelizada. Aunque las verduras varían según la temporada, éste lleva calabacín, calabaza, zanahoria, nabo y garbanzos. Se adereza con la típica salsa t´faya, de pasas de Corinto y cebolla caramelizada con azúcar, canela y agua de azahar.


Seguimos con este Tayine de cordero con ciruelas:

Probamos estos Pinchitos de pollo, de ternera y de cordero. Además de unas Chuletitas de cordero:

Seguimos con más pinchitos a la brasa de carbón. Aquí, junto a otro de cordero (derecha), un Pinchito de Kebda o hígado de ternera (izquierda) y otro Pinchito de Kefta, o de carne picada, también de ternera. Se acompañan de patatas asadas.


Tienen dulces árabes artesanos, incluyendo los Chebbakia, de almendra, miel y sésamo, típicos de Ramadán. Pero, tras lo comido, preferimos un Té verde con menta.